FESTIVAL DE LOS PATIOS

C/ Don Rodrigo, 7.

Poco a poco nos dirigimos al barrio de Santiago, donde nos espera María Fernández Pino, propietaria del Patio de la Calle Don Rodrigo, 7.

Para conocer los orígenes de la casa tenemos que remontarnos al siglo XVII. "Fue parte de la residencia de un obispo, junto a los actuales aparcamientos del Restaurante Bodegas Campos", afirma María. Con el tiempo la vivienda se convirtió en casa de vecinos y, a finales del siglo XX, sabemos que fue propiedad de un platero, que es a quien compró la casa nuestra anfitriona que, por cierto, fue en su día la presidenta de la Asociación de Mujeres Empresarias de Córdoba. ... [LEER +]

María se esfuerza mucho por dotar de vida al patio, invita con frecuencia a amigos y organiza peroles y todo tipo de eventos. Recuerda uno de esos momentos mágicos vividos aquí, fue durante la celebración de su cumpleaños, en septiembre de 2007. Arturo Pareja Obregón, conocido músico sevillano, se arranca al piano y regala a María e invitados un magnífico concierto en el patio; ella, sentada sola en el arriate, cerca del limonero, escucha en su propia intimidad las bellas notas del artista y amigo. Bella estampa, mejor recuerdo.

"He cumplido un sueño que tenía desde niña al poder adquirir esta casa", reconoce María. Nuestra anfitriona se había criado entre patios, el de la casa de sus abuelos, por ejemplo. Ella quería volver a rodearse de todo lo que había sentido en su infancia, colores, fragancias, experiencias…

Traspasamos una cancela de hierro que nos lleva al oscuro zaguán de entrada. Desde fuera ya se ve el patio, al cual accedemos traspasando un gran arco de medio punto rebajado. Una vez dentro nos encontramos con un patio de planta rectangular de medianas proporciones. En el centro, el limonero, una costumbre que trajeron los árabes a Andalucía, la de plantar árboles frutales en el interior de los patios.

Los paramentos están repletos de macetas dispuestas con tino y buen gusto, si bien María reconoce que quiere volver a plantear el blanco de la flor, en contraste con el añil de las macetas, como color único en el patio, "el blanco es señal de bienvenida", añade.

A la derecha destaca un maravillosa cocina, restaurada eso sí, "respetando lo que había. "La cocina es espectacular, sin muebles, de mampostería, con los poyos de mármol blanco". No falta detalle alguno, poblada con numerosos cacharros antiguos, destaca una antigua botella de la conocida gaseosa Pijuán.

Si desea conocer los Patios de Córdoba no dude en contratar alguna de nuestras visitas guiadas. Dedicaremos especial atención al Patio de la Calle Don Rodrigo, 7. Somos expertos en la interpretación del patrimonio histórico cordobés. Si ha elegido hacer turismo en Córdoba, elija una opción de calidad, elija ArtenCórdoba.

Texto: J.A.S.C.

  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba
  • Patio de la Calle Don Rodrigo, 7 - Córdoba