MEDINA AZAHARA

Casa Real

En el punto más elevado del Alcázar se sitúa la que se ha identificado como residencia íntima del califa Abd al-Rahman III –la Casa Real (Dar al-Mulk), que estaba orientada al sur, como los salones de planta basilical ya comentados ("Edificio Basilical Superior", "Salón Rico", etc.). Situado en ella, el soberano podía contemplar en todo su esplendor y sin obstáculos, hasta muchos kilómetros de distancia, el resto del complejo de la ciudad palatina de Medina Azahara, el valle del Guadalquivir y la campiña cordobesa. Por tanto, la cronología del edificio es temprana y éste debió formar parte del diseño original del alcázar, encargado por el primer Califa omeya de Córdoba y dirigido por su hijo y sucesor, al-Hakam II.

La vivienda se organizó sobre una plataforma cortada en la roca donde se ubicaron una terraza delantera –no conservada actualmente– y tres crujías paralelas de habitaciones extendidas a lo ancho, rematadas en los extremos con alcobas y decoradas con atauriques. En su extremo este de esta unidad residencial debió disponerse un pequeño baño. La Casa Real, como ocurre con otros edificios del alcázar, no se adosó sobre el macizo de sillares de la plataforma superior, sino que se separó del mismo a través de un largo corredor de servicio que atraviesa el conjunto.

Esta vivienda es uno de los lugares donde mejor se aprecian cambios posteriores que sufrió el plan constructivo original de Medina Azahara. Estas transformaciones consistieron en eliminar el baño y construir nuevas estancias, y se realizaron por orden del Califa Al-Hakam II (en el año 972) con el objeto de adecuar el edificio como lugar donde el príncipe heredero, Hisham II, recibiera la educación y formación propias de las tareas de gobierno.

Además de la preeminencia con respecto al resto del alcázar por su situación en altura, otros rasgos sobresalientes de la Dar al-Mulk son su abundante decoración en piedra y la aplicación en el pavimento de las habitaciones –consistente en baldosas de barro cocido– de una decoración a base de incrustaciones de piedra caliza, que forman distintos motivos geométricos organizados en cenefas que recuadran la planta de esas estancias.

Actualmente, no podemos hacernos una imagen completa de la espectacularidad de este edificio, orientado al sur, por la no conservación de su fachada exterior y al saqueo sufrido en sus muros. Sin embargo, se sabe que esta unidad residencial estaba flanqueada por dos grandes cuerpos rectangulares de escaleras, quedando restos del arranque de una de ellas y la caja habilitada en el frente rocoso de la montaña que adosaba la segunda. Dichas escaleras, de espectacular longitud (más de 10 metros de altura), sirvieron para conectar la vivienda del califa con los edificios ubicados en la terraza inferior. De todos modos, podemos afirmar que la Casa Real fue, hasta la construcción posterior del "Salón Rico", el espacio de mayor simbolismo político y religioso de toda Medina Azahara.

Si se pregunta qué visitar en Córdoba, una buena opción sería el yacimiento arqueológico de Medina Azahara eligiendo una de nuestras visitas guiadas. Por desgracia, la Casa Real no es visitable en estos momentos, ya que se encuentra en pleno proceso de restauración. Apostar por hacer turismo de calidad es hacerlo por ArtenCórdoba.

Texto: Jesús Pijuán.

  • Plano de la Casa Real de Medina Azahara
  • Arco de herradura en la Casa Real de Medina Azahara
  • Plano de la Casa Real de Medina Azahara
  • Arco de herradura en la Casa Real de Medina Azahara